Nuestro primastro tiene que adivinar de quién es el pene que está en su boca